Inicio > Fútbol > LUTO EN EL FÚTBOL

Los que no viajaron en el avión de Chapecoense, entre el alivio y el dolor

Comparti 0
ampliar (1 foto)
Por distintos motivos, cinco personas no abordaron la aeronave que se estrelló contra un cerro, cerca de Medellín.

CHAPECÓ.- Lo que en principio puede parecer una mala noticia, termina siendo la mejor. Entre quienes sobrevivieron a la caída del avión que transportaba al plantel de Chapecoense se encuentran los que no se subieron. Uno de e ellos es argentino: Alejandro Martinuccio, jugador del club. “Me levanté con esta noticia. Estoy triste, yo me estaba recuperando de una lesión y no viajé. Este club es maravilloso, los compañeros de primera. Las cosas pasan, no sé por qué pasan”, expresó a radio La Red.

Junto a él, hubo otros jugadores que no viajaron, por decisión táctica. “No viajé simplemente porque el técnico eligió a otro jugador. No lo puedo creer”, comentó incrédulo el defensor Demerson. “Rafael Lima llegó llorando, visiblemente nervioso, y al llegar al estadio pateó un tacho de basura”, contó Martinuccio.

Otro de los que salvó fue Matheus Saroli, hijo del director técnico del club, Caio Junior, fallecido en el accidente. Lo salvó haberse olvidado el pasaporte.

Iván Tozzo, vicepresidente del club, dio a entender que él no viajó junto al resto de la delegación porque tuvo un mal augurio. Sandro Luiz Pallaoro, presidente de la institución, murió en el accidente, por lo que Tozzo quedó como máxima autoridad del club.

El alcalde de Chapecó, Luciano Buligón, también figuraba en la lista de viajantes, pero decidió sacar pasaje para el día siguiente a fin de cumplir compromisos en San Pablo. “Por esas cosas que sólo Dios sabe no me he subido al avión”, señaló.

Buligón, entre otros, figuraban en la nómina de pasajeros del avión de Lamia. Por ello es que se informó en primera instancia que a bordo de la aeronave iban 81 personas. Sin embargo, los números oficiales confirmaron que viajaban 77, de las cuales sólo seis sobrevivieron.