Inicio > Fútbol > TRAGEDIA EN COLOMBIA

La trágica Cenicienta del fútbol sudamericano

Comparti 0
FORMACIÓN. Arriba, desde la derecha: Danilo, Mateus Caramelo, Cleber Santana, Willian Thiego, Neto. Abajo: Josimar y AB Kemps, Gil, Tiaguinho, Ananias y Dener. telam ampliar (1 foto)
Chapecoense, que en 2009 jugaba en la cuarta, se quedó sin su primera final internacional.

Hasta que la tragedia se cruzó un su camino, Chapecoense era un equipo joven y poco conocido, que había cobrado notoriedad con su sorpresiva llegada a la final de la Sudamericana. En busca de ese sueño estaba cuando el avión que lo trasladaba a Colombia, donde tenía previsto medirse contra Nacional, de Medellín, se precipitó a tierra a kilómetros de su destino. El accidente dejó 71 muertos y seis heridos.

Hasta 2009, el pequeño club brasileño militaba en la Serie D del fútbol brasileño. Pero tuvo un ascenso meteórico y llegó a primera división en 2014.

Desde entonces, no sólo se ha mantenido en la máxima categoría, sino que cada año ha mejorado su rendimiento. Chapecoense fue fundado en 1973 y representa a la ciudad de Chapecó, un polo industrial importante de Brasil en el estado de Santa Catarina.

En Chapecó se vivía una “fiebre” por el conjunto. Antes, en las calles, sólo se veían camisetas de Internacional y de Gremio, los clubes grandes de la ciudad cercana de Porto Alegre, o de otros equipos de Santa Catarina, como Avaí o Figueirense. Desde hace unos años, el verde y blanco del “Chape” invadió la ciudad.

Algunos de las figuras eran jugadores como Cleber Santana, Thiego y Ananias, quienes provienen de grandes de Brasil donde no tenían lugar. Otros, como el arquero Danilo, Kempes y Gil, pasaron por varios clubes del país hasta desembarcar en Chapecó.

Horas antes del accidente la mujer de Thiaguinho, un volante de 20 años, le había comunicado que iba a ser padre. El plantel sólo contaba con un extranjero, el argentino Hernán Martinuccio, que no viajó por estar lesionado.

Caio Júnior, el técnico, nunca ganó ningún título importante en Brasil. Reconocido por sus jugadores como un motivador, logró darle al equipo una identidad asentada en el equilibrio y la eficiencia para aprovechar errores rivales.

De los futbolistas que iban a afrontar el cruce ante Nacional sólo sobrevivieron tres, el portero suplente Jackson Follmann (los médicos tuvieron que amputarleuna pierna), Alan Ruschel y Helio Neto, que fue encontrado horas después entre los restos del fuselaje. El arquero Danilo fue hallado con vida, pero falleció camino al hospital. Los otros sobrevivientes son Ximena Suárez (auxiliar de vuelo), Rafael Henzel (periodista) y Erwin Tumiri (técnico de la aeronave)

Para acceder a la definición de la Copa, Chapecoense dejó en el camino primero a Cuiabá. Luego, los “peces gordos” fueron cayendo: Independiente; Junior de Barranquilla y San Lorenzo. El último escollo en el camino del “Chape” a la gloria era Atlético Nacional, campeón de la Libertadores.

La sureña ciudad de Chapecó quedó atravesada por el dolor que abarca no solamente a Brasil sino al mundo entero. Este sentimiento se puso de manifiesto en su Catedral así como en el pequeño estadio que albergó los sueños de Chapecoense. No solamente se colmó la basílica, sino también la plaza que se levanta frente a ella. La Municipalidad decretó duelo durante un mes y no hubo clases. Además, se anunció que se suspendieron todas las fiestas oficiales de Navidad y Fin de Año.

“Chape” se preparaba para ser el primer equipo de Santa Catarina en jugar una final internacional. Hoy llora la muerte de sus guerreros.

Un avión con poca autonomía

MEDELLÍN.- El avión en el que viajaba el plantel de Chapecoense tiene una autonomía de vuelo limitada y los protocolos de seguridad plantean que una aeronave debe tener suficiente combustible para llegar a su destino, pero también, para experimentar una espera eventual. Expertos no se explican cómo un avión RJ100 fue empleado para cubrir 2.265 kilómetros.

Se conoció que cuando el avión de Lamia llegaba a destino, una aeronave procedente de Panamá recibió prioridad para aterrizar por una fuga de combustible. El avión con los futbolistas quedó en espera, ya que los controladores nunca recibieron la declaración de emergencia. Sin combustible, se generaron los problemas eléctricos y se apagaron los generadores. Esto explica por qué no explotó el aparato al desplomarse en el cerro. Ayer se encontraron las cajas negras que pueden develar lo que sucedió. (Especial)

El periodismo, de luto

Veinte periodistas murieron en el trágico accidente de Chapecoense. Entre los fallecidos se encuentra el comentarista de Fox Sports Brasil y ex jugador del seleccionado brasileño, Mario Sergio Ponte de Paiva, y la estrella de la emisora, Deva Pascovicci, llamado “El Pavarotti” del relato futbolístico. Victorino Chermont, Lilacio Pereira Junior, Paulo Clement y Rodrigo Santana, todos de Fox Sports Brasil, también perdieron la vida.

El mensaje del Papa

El Papa se mostró “consternado” por el accidente y dijo que iba a orar por el descanso de los fallecidos, según comunicó el arzobispo colombiano Fidel León Cadavid Marín.

Lo usó la Selección

el avión que trasladaba al equipo brasileño Chapeconse tenía 17 años de antigüedad y había sido usado por la Selección, con Lionel Messi entre los viajeros, en la última doble fecha de las Eliminatorias Sudamericanas.

Otras tragedias

El accidente aéreo que sufrió Chapecoense hizo recordar otras tragedias. El de 4 de mayo de 1949, un avión en el que viajaba el plantel del Torino, uno de los mejores equipos del mundo en ese momento, se estrelló contra un muro posterior de la Basílica de Superga, cerca de Turín: mueren 31 personas, incluyendo 18 jugadores. El 6 de febrero de 1958, un vuelo de British European Airways que llevaba al plantel de Manchester United se estrella en medio de una tormenta cuando intentaba despegar del aeropuerto de Múnich. De los 44 pasajeros perdieron la vida 23, entre ellos varios futbolistas. El 26 de septiembre de 1969, un avión que transportaba al plantel de The Strongest de Bolivia se estrella en las cumbres de Viloco, en los Andes bolivianos. Murieron 74 personas, entre ellas futbolistas y el cuerpo técnico. El 27 de abril de 1993, un avión que llevaba Zambia hacia Dakar para medirse a Senegal cae al Océano Atlántico. Mueren los 25 jugadores y el cuerpo técnico.

Racing pudo zafar

Hace 49 años el plantel Racing, conocido como el “equipo de José” (por su DT Juan José Pizzuti) zafó de una tragedia aérea cerca de Medellín. El avión de la empresa SAM entró en un frente de tormenta al ingresar a la zona montañosa y casi cae a tierra. La “Academia” iba a jugar un partido de la Copa Libertadores que finalmente ganó.

Relacionadas