Inicio > Fútbol > EL FÚTBOL ESTÁ DE LUTO

La tragedia de Chapecoense: un dolor que no se irá jamás

Comparti 0
GRATO RECUERDO. Meza Brítez jugó en 2014 en Chapecoense e hizo amigos. foto de archivo ampliar (1 foto)
Meza Brítez jugó en el club brasileño.

“A las 5 de la mañana siento el teléfono y veo que es mi papá. Me asusté porque pensé que le había pasado algo a él o alguien de mi familia en Paraguay. Atendí y me contó la notica. No lo podía creer, es un día muy triste para mí”.

El paso de Enrique Meza Brítez por Chapecoense dejó su marca en el actual zaguero central de Atlético. “Hice muchos amigos, en especial Bruno Rangel, delantero. Me ayudó muchísimo cuando me mudé allá”, relata el defensor todavía atónito por una dolorosa noticia que no lo dejó pegar un ojo desde que se fue metiendo en el detalle por detalle de la tragedia que azotó al fútbol mundial la noche del lunes, luego de que un vuelo charter de una empresa boliviana se estrellara yendo a Medellín con el plantel de Chapecoense, colaboradores, tripulantes y periodistas. En total, 82 personas viajaban en el avión que por problemas técnicos, se estrelló en una zona montañosa y complicada de Antioquía (Colombia).

Cinco luchan por su vida aún. Hubo un sexto, Danilo, arquero del conjunto brasileño que hoy debía jugar el duelo de ida de la final de la Sudamericana contra Atlético Nacional. “Danilo, además de ser un excelente profesional, era una gran persona. Era otro de los jugadores con el cual yo me llevaba bien”, cuenta Meza Brítez, quien estuvo en el club de Chapecó en 2014. “Conocí a muchos chicos de los que estaban en el avión. Desde jugadores a dirigentes. Siento un dolor inmenso por todo esto”, afirmó.