Inicio > Rugby > RUGBY

El scrum, en vías de extinción

Comparti 0
CAMBIOS. El scrum está muy arraigado a la identidad del rugby tucumano. La mayoría de los consultados se manifestó en contra de las modificaciones por entender que desnaturalizan esa faceta del juego. la gaceta / foto de Analía Jaramillo ampliar (1 foto)
La emblemática formación sufrió una profunda reforma

¿Está el scrum en vías de extinción? Esa es la pregunta que muchos comenzaron a hacerse a partir de las modificaciones que la World Rugby autorizó a la UAR a implementar a modo de prueba, como respuesta a los tres casos de lesiones cervicales que se produjeron en el último año. Dichos cambios se estrenarán en los campeonatos nacionales que sucederán a los torneos locales, entre ellos, el Argentino de Uniones.

Los cambios consisten básicamente en retoques que apuntan a un scrum más estable y que dure menos, a fin de reducir el número de colapsos y reseteos.

La primera variante es que la secuencia se recortará. El árbitro dirá “cuclillas” (crouch) y luego “tomarse” (bind), pero ya no dará la orden para el empuje de los packs ni la introducción de la pelota, que deberá ser lanzada con inmediatez por el medio scrum. Asimismo, el 9 seguirá lanzando la pelota derecha, pero le estará permitido alinear su hombro externo con la línea media del scrum. Es decir, se permite la introducción parcial, pero no torcida. Además, cualquier jugador de la primera línea puede utilizar cualquiera de sus pies para ganar la posesión de la pelota.

Sin embargo, la modificación más sustancial es la de que un pack no puede empujar al otro más de un metro y medio -como sucede en juveniles- bajo pena de free kick para el rival. La única excepción son los “scrum 5”, en los que no habrá límite de empuje.

Esencia

Las medidas, surgidas de un workshop (taller de especialistas) efectuado por la UAR, no fueron bien recibidas, sobre todo en lugares como Tucumán.“El scrum es, fue y será el DNI del rugby, y más en Tucumán. A cualquier persona ajena le preguntás qué sabe de este deporte y te dice que es ese donde se juntan los grandotes y se empujan”, sostiene el árbitro Claudio Calcagni. “Reconozco que si bien los cambios en este último tiempo ayudaron a controlar mejor la formación, el scrum sigue siendo una cuenta pendiente para los referís. Estas medidas seguramente disminuirán el porcentaje de infracciones y favorecerán la fluidez, pero también son un golpe a nuestra identidad”, completó.

“Uno se entrena toda la semana para tratar de someter al rival de turno. Pero con el empuje de un metro y medio solamente, la esencia del scrum desaparece, más en Tucumán”, opina Martín Hernández, pilar de Tucumán Rugby.

“Es casi como un scrum ficticio. Se perderá un aspecto clave del juego, que es la disputa del scrum. Igual, no hay que ser terminante y decir que no va a servir. Hay que probar y de ahí vemos. Lo que sí, en infantiles y en juveniles hay que enseñarles a los chicos las posturas correctas y sobre todo a ser leales en la formación”, propone Luciano Proto, hooker de Lawn Tennis.

“Para un primera línea lo más lindo es entregar todo en esa formación y ganarla. Me parece que se debería capacitar más a los árbitros y que estos sean más severos para sancionar, en lugar de quitarle una gran arma de ataque a muchos equipos”, señala Jesús Albornoz, hooker de Huirapuca.

“Si te ponés a ver, Belgrano le gana la final de la URBA a Hindú por ese lado. Hay equipos que basan su juego en el pack”, advierte Leonardo D’Elía, de “Uni”. “Si se quiere cuidar a los jugadores, bienvenido sea. Pero hay que darle más atención al jugador en las divisiones formativas, sobre físico y postura”, agrega.

Carlos Barros Sosa, pilar de Cardenales, cierra: “así, el scrum es solo una plataforma de lanzamiento. Lo bueno es que en los scrum 5 sí se podrá empujar hasta adentro, porque los try de scrum nos inflan la cabeza a los pilares, je”.